Forma de trabajo

Presupuesto y remisión de los originales

Gracias a las nuevas tecnologías, la mayor parte de los encargos de traducción se realizan hoy en día a distancia.

El cliente remite por vía telemática y en formato electrónico los documentos que necesita traducir, normalmente al mismo tiempo que solicita el presupuesto. El precio del trabajo se calcula a partir de un recuento aproximado de las palabras que tendrá la traducción, aplicando una tarifa por palabra.

El cliente recibe un presupuesto desglosado cerrado y un plazo de realización con opción de entrega normal o urgente.

Más información sobre tarifas aquí.

 

Realización del proyecto y revisión

Una vez que el cliente aprueba el presupuesto y el plazo, el trabajo se pone en marcha.

Prestamos un servicio de traducción de alta calidad, con un estilo moderno que, sin dejar de ser respetuoso con la gramática tradicional, sabe incorporar los nuevos usos y la nueva terminología.

Todas las traducciones pasan por un doble proceso de revisión terminológica, estilística y ortográfica, si bien el cliente puede optar además por contar con una revisión adicional por parte de un segundo profesional.

 

Entrega y plazos

La puntualidad es uno de los aspectos más importantes y que más valoran los clientes. El compromiso con la puntualidad es primordial, hasta el punto de que no se aceptan encargos cuya entrega no pueda garantizarse al 100% dentro del plazo que pide el cliente.

Los plazos de entrega varían en función de la disponibilidad y de la dificultad del texto. Por norma general, no obstante, el plazo suele corresponder a 1 día hábil por cada 2000 palabras, con un mínimo de 3-4 días hábiles para todos los encargos no urgentes.

Los encargos urgentes pueden entregarse en 24 horas o incluso de la mañana a la tarde, siempre en función de la extensión del texto.

Además, el compromiso con la calidad se extiende más allá de la entrega: el texto puede volver a revisarse, modificarse o actualizarse cuando el cliente lo solicite.

Calidad, confidencialidad, puntualidad

© Lorenzo Gallego Borghini | by Atenea tech